Zapatillas Nike en subasta en Milán, desde Dunk Paris (90 mil euros) hasta Red October: la colección de los sueños


Con el paso del tiempo, las zapatillas deportivas han pasado de ser un accesorio de origen humilde a objetos de deseo exclusivos o incluso inalcanzables. Inicialmente fabricadas con caucho y lona para quienes no podían permitírselas o para los deportistas, las zapatillas deportivas han demostrado ser un milagro de la moda y del logotipo, como Adidas y Nike. La subasta de Finarte, dedicada íntegramente a las zapatillas de deporte y organizada en colaboración con Big Soup, demuestra lo mucho que ha calado el fenómeno de las zapatillas. En Via Paolo Sarpi 6, la casa de subastas sacará a la venta 63 pares de zapatos de una colección privada muy variada, que van desde las legendarias Jordan hasta las icónicas Dunk.


Entre los modelos más raros, la pieza número 20, el Dunk "París", se considera la más lujosa de todas. Los zapatos se hicieron para la exposición White Dunk, en París, y representan obras maestras del pintor expresionista Bernard Buffet. También es muy codiciado el fruto de la colaboración entre Nike y Kanye West, el Nike 'Red October', con un asombroso precio de entre 20 y 25 mil euros. A un precio inferior, 180 y 250-300 euros respectivamente, están las Nike Jordan negro-plata y las Nike Dunk Low negro-rojo.
Sin embargo, lo más probable es que estas cifras vayan al alza, tal y como afirma el director de Digital de Finarte, Andrea Cremascoli. El sector de las zapatillas de deporte es uno de los más atractivos en el ámbito de las subastas, y los aficionados y coleccionistas internacionales no se arredran ante las elevadas cifras para conseguir la pieza de sus sueños. En subastas similares en Christie's y Sotheby's, un par de zapatillas se vendió por hasta 300-400.000 euros. Con tales sumas, también hay garantías no despreciables. A pesar de la web, donde el riesgo de comprar falsificaciones es alto, la subasta asegura que cada pieza es nueva y auténtica.

Los que compran estas piezas raras ni siquiera piensan en ponérselas. Los modelos más codiciados son precisamente los que son "outsized", con números muy pequeños o muy grandes, porque se producen en menor cantidad y, por tanto, son más raros.

Estos modelos tan raros no están pensados para el uso, ni siquiera para el armario de los zapatos. Más bien, los coleccionistas los colocan cuidadosamente en vitrinas especiales, en salas dedicadas, donde sólo se pueden mirar pero no tocar. La próxima subasta se centrará en las zapatillas deportivas vintage, tanto de hombre como de mujer, de los años 80 y 90, caracterizadas por un irresistible encanto del viejo mundo. El mismo año en que nació Nike en Oregón, Jannacci cantó 'El purtava i scarp de tennis, perché l'era un barbun'. Fue Carolyn Davidson, una estudiante de diseño gráfico, quien creó la marca de la coma invertida añadida a las otrora zapatillas de bricolaje, compensada con la suntuosa suma de 35 dólares.


Español